Saltar al contenido

Piercings de dados

Aquí vas a encontrar todas las tendencias del año que te puede ofrecer el mundo del piercing. Te están esperando un montón de piercings de dados super chulos a los mejores precios de fábrica.

¿ Por qué comprar piercings de dados ?

Es sencillo, es práctico y, lo más importante, cuesta muy poco dinero. Porque nosotros sabemos que te interesan las ofertas, y es lo que queremos ofrecerte. ¡Mira nuestro catálogo para encontrar las mejores ofertas del mercado!  ¿Crees que no vamos a tener los mejores piercings de dados en nuestro catálogo? 

En nuestra tienda de dados online vas a encontrar una gran cantidad de productos que contenga dados para que puedas disfrutar a todas horas.

¿ Qué es un piercing ?

Para los que no lo sepan un piercing industrial, que en español se pronuncia pirsin, es una perforación en alguna parte de nuestro cuerpo para insertar un pendiente, arete o algún tipo de joya. Su origen se remonta a las culturas indias de hace miles de años. Se insertaban huesos de animales para alejar a los malos espíritus. Asociaban la capacidad de tolerar el dolor al paso de la adolescencia a la madurez. Más recientemente, el movimiento punk los hizo muy populares en la década de los 70.

En la actualidad los motivos para poner un piercing microdermal son diversos. Tienen que ver con ideas culturales, espirituales, sensuales o para adornar nuestro cuerpo por puro estilismo. No existe un prototipo de persona para hacerse un piercing. Son habituales tanto en hombres como en mujeres y de cualquier edad aunque lo habitual es que se haga el primero siendo un adolescente.

Además de piercings de dados, en nuestra tienda tenemos:

Tipos de piercings

La parte del cuerpo dónde nos pongamos el piercing microdermal da una idea de nuestra personalidad. En ocasiones se asocian a tribus urbanas o a estereotipos. Por suerte esto está cambiando y nos basamos más en nuestros gustos que en reglas impuestas por la sociedad. Ahora te voy a hacer un breve recorrido por los diferentes tipos de piercing y sus nombres para que puedas elegir el que mejor se adapte a ti.

Seguro que has visto todo tipo de piercings y por cualquier parte del cuerpo. A grandes rasgos podemos agruparlos en tres grupos: los faciales, los orales y los corporales.

Piercings Faciales

Según la zona de la cara dónde se haga recibe un nombre diferente. Los piercings en la oreja están entre los más comunes y dentro de estos los más populares son: Tragus Piercing; Helix Piercing; Industrial Piercing; Los piercings en la nariz son los que más éxito están teniendo y uno de los mas de moda es el Septum Piercing. Otros tipos de piercings que podemos hacer en la cara serían: Ceja; Medusa Piercing; Microdermal;

Son los más visibles de nuestro cuerpo. Por un lado es ideal para resaltar nuestras facciones. Pero por otro lado para algunas personas es un problema a la hora de llevarlo en según qué situaciones sociales o laborales.

Piercings Orales

Son perforaciones dentro de la boca y teniendo en cuenta la zona dónde se coloque se le da un nombre particular. Los tipos más habituales son: Piercing en la lengua; Piercing en el labio; Piercing Smiley en el frenillo del labio; Están ocultos y en una zona que por la humedad y la multitud de bacterias que tenemos en la boca necesita mayores revisiones, sobre todo dentales.

Piercings Corporales

El abanico de las perforaciones corporales es la más amplia. Según la zona dónde se coloque recibe un nombre diferente y los más conocidos son: Piercing pezón; Piercing ombligo; Piercing en el clítoris; Piercing en el pene; Aquí hay multitud de posibilidades que van desde el pezón o el ombligo hasta los genitales pasando por la espalda o los brazos.

Cuanto duele un piercing

Cuanto duele un piercing siempre es algo relativo a cada uno. Dos personas tienen diferentes niveles de sensibilidad y percepción del dolor. Un piercing no deja de ser una perforación por lo que es normal sentir alguna molestia y puede doler. Quienes se hacen un piercing industrial por primera vez suele describir la sensación como «un pellizco», «un pinchazo» o «presión». Es habitual que quién se ha perforado comente que la experiencia ha sido mejor de lo que se esperaba.